Eucalipto (Eucalyptus globulus)


 

 

Nombre científico o latino: Eucalyptus globulus
 
Nombre común o vulgar: Eucalipto blanco, Gomero azul de Tasmania, Arbol de la fiebre
Familia:
Myrtaceae (Mirtáceas).
Origen: Sur de Australia (Victoria), Tasmania y las islas del Estrecho de Bass.
 
Árbol perennifolio. Su corteza es lisa, verde y blanca y caediza en láminas o tiras. Las hojas adultas son de color verde más oscuro, lanceoladas. Su fruto es una cápsula que adquiere el aspecto de pequeñas campanillas.
Estilos: Los más apropiados son aquellos que permiten su crecimiento recto formal, informal o levemente inclinado, excepto el estilo escoba.
Luz:  Abundante luz, prefiriendo pleno sol.
Temperaturas: Siempre ha de situarse en el exterior, tanto en verano como en invierno. Resiste las heladas, pero si son bruscas o repetitivas, el Eucalyptus globulus resulta mucho más sensible, soportando difícilmente más de 8 o 10 días de helada al año.
Humedad: Precisa una humedad media. Bastará con pulverizar agua de vez en cuando.
Sustratos: El eucalipto no se desarrolla bien en suelos excesivamente calcáreos (alcalinos), encharcados o con mal drenaje.
Riego: Regar con moderación y dejando secar someramente entre riego y riego, incrementando en las épocas de mayor calor y en las de brotación de la planta.
Abonado: Abonar con moderación en el periodo vegetativo de la planta, es decir, en primavera y principios del verano. Muy poco abono en las épocas de descanso de otoño e invierno.
Poda: La época ideal para realizar la poda nunca será durante el periodo de máximo desarrollo del árbol, con el objeto de evitar que la pérdida de savia se traduzca en un freno a su desarrollo, una pérdida de energía vital que minimizaría las posibilidades de crecimiento del ejemplar durante ese año.
 Una buena época para realizar la poda será justo antes del inicio del periodo vegetativo (mediados-finales del invierno), momento en el cual el árbol comienza a despertar del letargo invernal, con energías renovadas que favorecerán una rápida cicatrización.
 El momento ideal para realizar el pinzado sobre los brotes más jóvenes (cortar las puntas) será durante el periodo vegetativo anual (primavera y principios del verano).
 
Trasplante:
Su trasplante se efectuará cada 2 ó 3 años.
Es preferible realizar esta operación antes de la brotación, en el Hemisferio Norte sería durante los meses de febrero y marzo.
Recortar las raíces y las dañadas.
 
Multiplicación:
Por semillas.: Las semillas deberán sembrarse en primavera o, preferiblemente, en otoño, aunque también se puede a mediados o finales del verano. Se recolectan los frutos sin abrir, pero ya maduros, durante los meses de verano, incluso recogiendo del suelo sin abrir. Se sitúan al lado de una fuente de calor, en el caso de encontrarnos en la época de siembra. Al notar el calor, el fruto se abre como las piñas de los pinos. Se sacuden y salen las semillas. Se siembran y germinarán fácilmente.
Nombre científico o latino: Eucalyptus globulus
 
Nombre común o vulgar: Eucalipto blanco, Gomero azul de Tasmania, Arbol de la fiebre
Familia:
Myrtaceae (Mirtáceas).
Origen: Sur de Australia (Victoria), Tasmania y las islas del Estrecho de Bass.
 
Árbol perennifolio. Su corteza es lisa, verde y blanca y caediza en láminas o tiras. Las hojas adultas son de color verde más oscuro, lanceoladas. Su fruto es una cápsula que adquiere el aspecto de pequeñas campanillas.
Estilos: Los más apropiados son aquellos que permiten su crecimiento recto formal, informal o levemente inclinado, excepto el estilo escoba.
Luz:  Abundante luz, prefiriendo pleno sol.
Temperaturas: Siempre ha de situarse en el exterior, tanto en verano como en invierno. Resiste las heladas, pero si son bruscas o repetitivas, el Eucalyptus globulus resulta mucho más sensible, soportando difícilmente más de 8 o 10 días de helada al año.
Humedad: Precisa una humedad media. Bastará con pulverizar agua de vez en cuando.
Sustratos: El eucalipto no se desarrolla bien en suelos excesivamente calcáreos (alcalinos), encharcados o con mal drenaje.
Riego: Regar con moderación y dejando secar someramente entre riego y riego, incrementando en las épocas de mayor calor y en las de brotación de la planta.
Abonado: Abonar con moderación en el periodo vegetativo de la planta, es decir, en primavera y principios del verano. Muy poco abono en las épocas de descanso de otoño e invierno.
Poda: La época ideal para realizar la poda nunca será durante el periodo de máximo desarrollo del árbol, con el objeto de evitar que la pérdida de savia se traduzca en un freno a su desarrollo, una pérdida de energía vital que minimizaría las posibilidades de crecimiento del ejemplar durante ese año.
 Una buena época para realizar la poda será justo antes del inicio del periodo vegetativo (mediados-finales del invierno), momento en el cual el árbol comienza a despertar del letargo invernal, con energías renovadas que favorecerán una rápida cicatrización.
 El momento ideal para realizar el pinzado sobre los brotes más jóvenes (cortar las puntas) será durante el periodo vegetativo anual (primavera y principios del verano).
 
Trasplante:
Su trasplante se efectuará cada 2 ó 3 años.
Es preferible realizar esta operación antes de la brotación, en el Hemisferio Norte sería durante los meses de febrero y marzo.
Recortar las raíces y las dañadas.
 
Multiplicación:
Por semillas.: Las semillas deberán sembrarse en primavera o, preferiblemente, en otoño, aunque también se puede a mediados o finales del verano. Se recolectan los frutos sin abrir, pero ya maduros, durante los meses de verano, incluso recogiendo del suelo sin abrir. Se sitúan al lado de una fuente de calor, en el caso de encontrarnos en la época de siembra. Al notar el calor, el fruto se abre como las piñas de los pinos. Se sacuden y salen las semillas. Se siembran y germinarán fácilmente.
Nombre científico o latino: Eucalyptus globulus
 
Nombre común o vulgar: Eucalipto blanco, Gomero azul de Tasmania, Arbol de la fiebre
Familia: Myrtaceae (Mirtáceas).
Origen: Sur de Australia (Victoria), Tasmania y las islas del Estrecho de Bass.
 
Árbol perennifolio. Su corteza es lisa, verde y blanca y caediza en láminas o tiras. Las hojas adultas son de color verde más oscuro, lanceoladas. Su fruto es una cápsula que adquiere el aspecto de pequeñas campanillas.
Estilos: Los más apropiados son aquellos que permiten su crecimiento recto formal, informal o levemente inclinado, excepto el estilo escoba.
Luz:  Abundante luz, prefiriendo pleno sol.
Temperaturas: Siempre ha de situarse en el exterior, tanto en verano como en invierno. Resiste las heladas, pero si son bruscas o repetitivas, el Eucalyptus globulus resulta mucho más sensible, soportando difícilmente más de 8 o 10 días de helada al año.
Humedad: Precisa una humedad media. Bastará con pulverizar agua de vez en cuando.
Sustratos: El eucalipto no se desarrolla bien en suelos excesivamente calcáreos (alcalinos), encharcados o con mal drenaje.
Riego: Regar con moderación y dejando secar someramente entre riego y riego, incrementando en las épocas de mayor calor y en las de brotación de la planta.
Abonado: Abonar con moderación en el periodo vegetativo de la planta, es decir, en primavera y principios del verano. Muy poco abono en las épocas de descanso de otoño e invierno.
Poda: La época ideal para realizar la poda nunca será durante el periodo de máximo desarrollo del árbol, con el objeto de evitar que la pérdida de savia se traduzca en un freno a su desarrollo, una pérdida de energía vital que minimizaría las posibilidades de crecimiento del ejemplar durante ese año.
 Una buena época para realizar la poda será justo antes del inicio del periodo vegetativo (mediados-finales del invierno), momento en el cual el árbol comienza a despertar del letargo invernal, con energías renovadas que favorecerán una rápida cicatrización.
 El momento ideal para realizar el pinzado sobre los brotes más jóvenes (cortar las puntas) será durante el periodo vegetativo anual (primavera y principios del verano).
 
Trasplante:
Su trasplante se efectuará cada 2 ó 3 años.
Es preferible realizar esta operación antes de la brotación, en el Hemisferio Norte sería durante los meses de febrero y marzo.
Recortar las raíces y las dañadas.
 
Multiplicación:
Por semillas.: Las semillas deberán sembrarse en primavera o, preferiblemente, en otoño, aunque también se puede a mediados o finales del verano. Se recolectan los frutos sin abrir, pero ya maduros, durante los meses de verano, incluso recogiendo del suelo sin abrir. Se sitúan al lado de una fuente de calor, en el caso de encontrarnos en la época de siembra. Al notar el calor, el fruto se abre como las piñas de los pinos. Se sacuden y salen las semillas. Se siembran y germinarán fácilmente.
 





CONTÁCTENOS

Datos de contácto:
Fijo: (01) 487-7980
Cel: 991 757 569
E-mail: ventas@viverochaclacayo.com.pe
talleres

Vivero Chaclacayo

ventas@viverochaclacayo.com.pe / (01) 371-0134 / Cel: 923 931 929 | / Vivero Chaclacayo © Company 2018
Desarrollado por www.crevperu.com