JARDÍN JAPONÉS


Jardín japonés
 

Linternas de piedra.

  El jardín japonés forma parte integrante de la tradición en las casas privadas de Japón, en la vecindad de los parques de las ciudades, en los templos Budistas o en capillas Sintoistas, y en lugares históricos, tal como viejos castillos.

Surge muy pronto, incluso en la era Heian, como arte importado de China. Se desarrollará durante las eras Kamakura, Muromachi, Momoyama y el periodo, Edo, llegando hasta los jardines de la actualidad.

Muchos de los jardines japoneses más famosos en Occidente, e incluso dentro del propio Japón, son los jardines Zen. La tradición de la Ceremonia del Té, ha generado jardines japoneses refinados en su máxima expresión, en comparación con cualquier otro estilo, los cuales evocan la simpleza del entorno rural.

Interpretación del jardín japonés


  Tiene una lectura geográfica y topográfica, el propio paisaje japonés, un archipiélago de islas organizadas en su mayoría en torno al Mar Interior de Seto, al sur de Japón.

En un segundo plano de lectura, el jardín japonés también tiene una visión del cosmos, la que corresponde a la religión sintoista, un gran vacío (Mar) que se llena con objetos (Islas).

 Elementos del jardín japonés
 Las rocas son los elementos base del jardín. La roca como montaña o como isla, contenidos en el vacío que representa el mar. Las rocas más usadas son aquellas de origen volcánico, sobre todo las de basalto.

Shima o Isla se usa para designar a las rocas del jardín y al recinto que las contiene, y finalmente por extensión a todo el jardín.
 el lugar que ocupan las rocas. En ocasiones se atan las rocas con cuerda como si delimitaran el lugar que ocupan. Esta práctica procede del jardín chino, que usa rocas mucho más plásticas y redondeadas. Las rocas japonesas, por el contrario, son escarpadas. Se escogen en función de su forma y se trasladan y colocan tal cual se encuentran en la naturaleza, evitando las manipulaciones y protegiendo las rocas de los daños que puedan sufrir durante el transporte.
El Monte Shumi, la montaña del eje del mundo para la religión budista. Se representa como una roca en el jardín.
La Isla/Monte Hōrai, un lugar místico heredado del Monte Penglai de la mitología china (En cierto modo sería una especie de paraíso) isla de los Bienaventurados, isla de las Grullas e Isla de las Tortugas, se representa con una piedra rodeada por agua.
Estas piedras no se distinguen las unas de las otras, que dan forma a unas ideas que se transmiten por tradición oral, dando finalmente lugar a un modelo. El jardín japonés.

Aparte de las rocas, un jardín típico japonés puede contener, de forma real o simbólica, los siguientes elementos:

Agua
Una isla de verdad.
Un puente a la isla
Una linterna, típicamente de piedra
Una casa de Té o pabellón
Además, se usan elementos vegetales como bambús y plantas relacionadas, plantas de hoja perenne, como el Pino negro japonés (Pinus mugo  'Mughus'), y árboles de hoja caduca tal como arbolitos de la felicidad (Nandina domestica) que dejan desarrollarse.

Principios:

Paisaje (montaña-agua) de la naturaleza viva Shotoku no sansui  sansui

Cumplir los deseos de las rocas" (Kohan ni shitagu).

Asimetría, equilibrio asimétrico" (Suchigaete).

Soplo de sensibilidad" (Fuzei). De la sensibilidad del lugar, es como el genius loci latino, el "genio del lugar" o "espíritu protector".

Instrucciones sobre la forma precisa de concebir el jardín:

Escoge un número de piedras, pequeñas y grandes, y transpórtalas al jardín.
No se comienza por la idea y luego se busca el material, sino al revés.

Las piedras de pie deben ser erigidas.
También aparecen rocas tumbadas.

Juzga el arriba, el abajo, delante y detrás.
Buscando el deseo de la roca.

Colocar primero las rocas principales, con aristas vivas y de grandes dimensiones, luego las demás.


En la parte llana, se colocan piedras bajas, como si hubieran sido abandonadas. Se encuentra belleza en lo imperfecto, lo inacabado. Existe un alto grado de artificio para conseguir este efecto. Si la roca está aislada, poner a un lado. Si está inclinada, colocar otras para sujetarla. Las piedras no deben coincidir con los ejes de los soportes de la casa (evidencia de la búsqueda del no orden). No representar nunca un vasto océano, sino un mar que fluye entre estrechas aberturas entre montañas.

 

Komatsu, árbol de pequeño tamaño que siempre permanece joven (cuando comienzan a envejecer se cambian). Representa la idea de la eterna juventud. Sobre todo se usan pinos jóvenes, que tienen un color azulado como la mañana.

El símbolo, como elemento del jardín, que aun siendo objetos naturales, simbolizan o hacen referencia a otra cosa muy distinta.

La arena puede simbolizar una montaña, o si está rastrillada el mar. Amontonada y ondulada en su parte superior representa la niebla el viento va cambiando su forma, de manera que cada día tiene una distinta.

Las rocas, que pueden simbolizar islas o montañas, e incluso representar al agua como cascadas secas o corrientes de agua.

El espacio como superposición de fondos:

Primero, elementos principales.
Segundo, elementos secundarios.
Tercero, el recinto del jardín. Los jardines japoneses son jardines cerrados.
Cuarto, Shakkei.  Escena prestada. Se usan algunos elementos del paisaje exterior relacionados con el genio del lugar, con el genius loci, para incluirlos en la percepción del jardín. Por ejemplo, las copas de los árboles que sobresalen tras la tapia del jardín. La composición del interior del jardín puede organizarse en función de estos elementos, a través de relaciones visuales, pero no se los modifica directamente.

Att. FRANCISCO GUERRERO NISHII
 






CONTÁCTENOS

Datos de contácto:
Fijo: (01) 487-7980
Cel: 991 757 569
E-mail: ventas@viverochaclacayo.com.pe
talleres

Vivero Chaclacayo

ventas@viverochaclacayo.com.pe / (01) 371-0134 / Cel: 923 931 929 | / Vivero Chaclacayo © Company 2018
Desarrollado por www.crevperu.com